sábado, febrero 04, 2006

Los apasionados de Gallo # Uno

Por Funes


Estuve pensando mucho este post. El Maestro se merecía uno porque la fecha pasada estuvo muy bien. Perdimos, pero hizo una cantidad increíble de goles.
En cambio en esta última fecha, las cosas cambiaron. Para empezar, cambió la cancha. Andrea de Open Gallo no te deja ni respirar; si no estás diez minutos antes de que empiece el partido, fuíste: la cancha se la dan al primer equipo que aparezca. Y así fue, nomás.
Tuvimos que jugar en otra un poco más grande y esperar como media hora. Según el Maestro, la Bombonera. A mí me dolió la espina porque supongo que veía venir el futuro: tengo poderes sobrenaturales, puedo anticipar si va a llover (con una anticipación de hasta 24 horas) y puedo saber cuándo van a dar un pase gol (con una anticipación de 24 milésimas de segundo). Entonces, la bola de cristal humana sintió un golpecito en la espina dorsal. Cuando vi al Revolucionario, se me bajaron los humos: tenía la camiseta rosa con la cara del Che y supuse que ese amuleto serviría como todos los jueves anteriores para aniquilarnos anímicamente.
Pero no.
Valentín y Ezequiel ya son parte del folclore del equipo. Juegan sin mirarse. Y el Maestro lo que hizo fue ponerse al frente y armar el equipo "vos hacé esto, vos andá allá y vos corré". Lantos se pasó. Sacó todas y corrió a pesar de la lesión que venía arrastrando. Hubo pasión y toque. Se nota que le agarramos la mano. Desde el arco se ve todo: se los ve moverse, mirarse, correr, anticiparse... como se la juegan en cada bola y eso. Ezequiel sigue con la mala puntería, pero metió un par de goles que me recuerdan a el Mencho Medina Bello. Porque el tipo tira tira y tira. Alguna se mete. Y la que metió la puso en el ángulo.
El equipo se acomoda de a poco. Entre el Maestro y Valentín arman buenas jugadas a un toque. Si Palma los viera (un técnico que tenía en Español) estaría contento. (Gordo de mierda, como nos hacía correr y transpirar mientras se clavaba un alfajor o un sanguche de milanesa)
Lantos recupera y a veces le grito para que no corra al pedo. Cuando se para de dos y al medio, llega a todas si quiere. Y faltaba eso: querer.
Porque nos dieron vuelta el resultado. A la mitad del partido nos pusimos como cinco goles abajo. Superloyds y De Ambrosio me las cruzaban abajo y la panza me jugó en contra. Menos reacción que José Luis a dieta. Hubo algunos intercambios de opiniones entre el Maestro y Valentín. Hubo bajón. Ezequiel repetía "otra vez a cuatro goles, hermano" y Lantos y yo hacíamos lo que podíamos: todos los rebotes iban a parar a los pies de alguno mirando el arco. Parecía que se repetía lo de las noches anteriores. Parecía que nos quedábamos con la vena otra vez. El amuleto del Revolucionario, otra vez infalible, ya me provocaba náuseas.
Pero quisimos. El Maestro metió un par de pases, Valentín combinó otro par con Ezequiel y hasta Lantos la clavó en la red frente a un arquero medio lesionado. "Se despertó el mostro", pensé. Me saqué los guantes, la rodilla de lugar y con un cuchillo entre los dientes y un par de goles del Maestro nos pusimos dos goles arriba.
Increíble
"Vamos muchachos, vamos". El equipo se replegó y a mí se me escapó un "Vamos Ferro, vamos, todos abajo del travesaño". Alguno se rió y otro se ofendió. Muralla. China. Valentín y el Maestro aguantaban a los pases y Lantos y Ezequiel se corrían todas. Van, vienen, van, vienen. Se puso peluda la cosa. Un par de pelotazos, un par de rebotes pero esta vez, el hechizo era como la receta de la gorda De Lázzari: inservible.
Pim, pum, pam. Al piso, sacála, andá, ponela, vamos, vamos... y terminó.
¿Ganamos? ¿Ganamos? Sí, ganamos. Cansados y rotos, pero ganamos.
Hubo pocos gestos de alegría. Festejo a mdias pero bien. Así vamos pal frente. Así estamos para más... como esas frases de comercial de empresa de telefonía móvil. Supongo que será que les rompimos el invicto al Revolucionario, será
Estoy ansioso por jugar el próximo jueves. Como hace rato no me pasa.

4 comentarios:

Buscccadores dijo...

Funes que buenos que son estos post cuando usted se pone a hablar de fútbol. Me siento en mi salsa!! pero si me siento me mancho... cuak!
Funes cuando quiera armamos un partido de su equipo contra el mío, le parece?
Saludos! muy buen post!

Funes dijo...

Si se anima, hacemos un 5 contra 5.
Ponga día y cancha en este post.

Rex dijo...

Gracias por esta buena ´crónica, amigo!

este jueves no voy a poder estar, porque me voy uan semana al mar.

espero que tengan suerte.

un abrazo

Funes dijo...

Bueno, será una pena... pero como dije alguna vez, "lo único que da revancha es el fútbol" así que nya tendremos tiempo de jugar otra vez.