lunes, septiembre 03, 2007

Mientras más injusto, mejor, ¿no?

A veces me siento mal. Otras muy mal. Con gente alrededor la careteás un poco o te metés en unos quilombos tremendos. El sábado me compré la Rolling Stone porque salía la nota de El Quinteto y encontré un comentario de una chica que escribió a la sección Correspondencia algo así como:





Odio que la gente no entienda que soy así y no voy a cambiar, que soy diferente. Y más odio que ellos no tengan personalidad. Ojalá que tener personalidad se ponga de moda.


Macarena C.



Y me calzó justo. Porque como ella pone "soy diferente", en mi caso pondría "soy raro". Hay muchos conocidos que quieren saber por qué soy tan freak y me da gusto, me siento bien. Quiero explicarle a alguien cosas que para mí son normales o básicas y las otras creen que es un gran conflicto. Pero no se me entiende. O hablo en otro idioma o me pongo la cabeza en los pies. Y pocas veces lo hablo: en general lo escribo.

Sí, escribo mal pero lo hago con el esfuerzo que implica hacerlo sabiendo que escribo mal. Escribir cuesta y por eso mismo nunca me la creí. Escribir cuesta y por eso mismo prefiero callarme cuando una persona me muestra algo que no me gusta. Puedo caretearla y acariciarte con una lluvia de elogios desmedidos o escupir ambigüedades académicas inentendibles pero seguro no llego a ningún lado así.



Mi novia no me entiende pero no es novedad.
Mis amigos no me entienden pero no es novedad.
Los conocidos se me ríen en la cara porque no me entienden y tampoco es novedad.



Un día me regalaron una lapicera. La usé mucho tiempo. Y por supuesto, se me rompió. Le saqué el capuchón y me la colgué en el cuello. ¿Tengo que explicar por qué me gustaba tanto esa lapicera? ¿Tengo que aclarar que era importante para mí al punto de hacerla un collar? Demasiado obvio, diría Manu Chao.
Le cuento esto a un pibe y me grita: "Ay, porque él siempre quiere parecer diferente".
Entonces, tampoco entendió.



Un amigo me saca la ficha al toque. Siempre. Y con ese puedo hablar como si fuera un espejo. Y no me adora ni me chupa las medias, todo lo contrario. Solo es curioso y tiene huevos. Me caga a pedos porque no piensa igual que yo. Bueno, ese, un día, me dijo: "y... por qué no te fijás que si nadie te entiende es porque vos no te das a entender. Dejá de llorar o echarle la culpa a los otros". Ja, the others.



Tengo otro amigo muy famoso. Así de famoso. Me dijo que en la época de fama increíble, se dio cuenta que la gente no entiende nada. Que la gente se cansó de pensar. Que la gente perdió la paciencia, ya no busca. Se queda en su casa y desde su casa entiende el mundo. Se queda en su cabeza y desde su cabeza entiende el mundo.

Los paralíticos cerebrales, diría, que si no fuera una frase triste, sería el nombre que le pondría a mi banda de punk si tuviera 16 años.



El otro día (hace como seis meses) otro amigo famoso que lee este blog me criticaba la cantidad de chabacanerías que pongo a diario. Y se asombraba porque tenía pocas visitas; "es extraño, la chabacanería vende, deberías ser famoso, por lo menos". Y eso me alegró un poco. Allí el blog cambió de rumbo, pensé, "estos cerebros tienen que ir a estos lugares" y empecé a vender cada una de las gacetillas que me mandaban al mail. Promocionaba eventos culturales (y te los llevabas con papas y gaseosas grandes si me dejabas un coment). Genial.



Y no. Me volví a equivocar. Porque acá no venían a comprar gacetillas. Venían a leer. Pero ahí vuelvo; escribir es difícil. Lo veo a Linne, por ejemplo, y me da una cosa... al final de cada evento al que asiste le gritan: "eh, jota, escribíte una crónica" como si fuera soplar y hacer botellas. Pero entrás en la vorágine y listo: al horno. Horas y horas y horas de cocaibloggin te dejan listo.



Casas tiene una frase para todos y esa generosidad a prueba de 18 whiskies que resulta admirable: antes, en el bar, nos juntábamos para armar la Revolución; ahora ustedes se juntan para armar un post y sus (r)despectivos anónimos.
Risas. Y sí, te reís para no llorar. ¿Quién no soñó con armar una Revolución?



Yo edito, coso, difundo, vendo y reparto mis propios libros porque quiero hacer una Revolución. Mi propia Revolución. Y me va como el culo. Como un culo peludo que cuando caga se le pega la mierda en los pelos del culo y te limpiás para la mierda y andás por todos lados con ese culo sucio, con ese culo luzzer, con ese culo que se pretende limpio y está más sucio que la mierda misma que cagás cuando cagás y, entonces, cuando te huelen, te miran con cara de culo, con una cara de culo tan grande que huele a mierda y no te das cuenta que en realidad ese olor a mierda viene de tu propio culo y al verle la cara de culo a ese amigo sincero se te despierta el olfato y ahí sí te das cuenta; que todo este tiempo, toda esta gente alrededor tuyo, los que te besaron, abrazaron y los lugares en los que estuviste se llenaron de ese aroma a mierda que te sale de los pantalones, que guardabas en las entrañas que escondías en los pelos sucios de tu peludo ano.
Y ahí, estás cagado.
Pero no para siempre. Porque mirás a tu alrededor y ves que hay cagados que se recuperan favorablemente y están los cagados en recuperación que son los optimistas por definición. Los Optimistas. Qué pedazo de obra: "no podemos regular la poesía". Así terminaba, con esa frase.
Ahora estoy en recuperación pero siempre fui optimista, eh. La mierda que me rodea no es irreversible. Pienso que debería comunicarme un poco mejor. Que si mi novia no me entiende es porque no le hablo. Que si mis amigos no me entienden es porque no me cuesta compartir. Que si los conocidos se ríen de mí... bueh, eso es porque mi cara es graciosa; tampoco para andar por ahí creyendoselá. No seré Tristán ¿no? pero mi pelo rubio ayuda.
Y ahora que releo me acuerdo de todas las veces que me corrigieron los textos (o directamente me los rechazaron cuando escribía por encargo) en los "nah", "bueh", "ja", "eh", "wow", "chan", "rechan", "ups", "nuu", "oia", "sep", "sip"; y me da gracia. Porque de pendejo (otra palabra censurada) quería escribir una novela que terminara con un "ja" y pronto me di cuenta de lo imposible y ridículo del deseo.
Aunque no tanto. No soy el único. Y están los blogs. Y la Funesiana (mi editorial) porque ahora soy re grosso y me edito a mí mismo y a otros.
Y ahí vuelve el aroma a mierda. Porque la única forma de editar es armando mi propia editorial.
Triste ¿no?
Ah, eso: patético.
Ja.

11 comentarios:

Nuestro Vietnam dijo...

"No hay revoluciones sin guillotina" ¿no?, y supongo que en el caso de una revolución individual el riesgo es que la única cabeza en juego es la propia. Pero eso es lo encantador del intento, su carácter –no hay que temer usar la palabra– épico.

Como vos decís, no sos el único que se siente así, te lo "garanto".

Siempre paso por acá, pero esta vez quería decir algo, aunque más no fuese una inconsistencia (¡qué otra cosa puedo hacer!).
Saludos.

Pd: Una canción decía "Somos la aristocracia de la desgracia". Pero no quiero exagerar ni proyectar mi pathos. :)

Funes dijo...

No fue inconsistente para nada, Nuestro.
Además, no es la primera vez que deja comentario.
Me gustan las citas... lo de la guillotina; un hallazgo.

Abrazo

jonas dijo...

hm para mi autogestionarse y autoeditarse es muy respetable.
implica que uno tiene la suficiente confianza en lo que escribe como para respaldarlo.
al carajo si no te editan, te editás vos mismo.
no creo que sea un premio consuelo o un plan b, si uno escribe y quiere hacer circular lo que escribe es para que lo lean otros, sea editado por mister x o por uno mismo.

groso que estes editando a godoy, pasé por su blog, tiene cosas geniales, seria bueno que se pudieran compilar los otros textos.
se consigue en algún sitio la escolástica? me perdi los eventos de promoción.

saludos.

atomÖ dijo...

mirá. yo te conocí en la despedida del quinteto y tu mambo de la rodilla me pareció muy groso. pero bueno, no se si mi opinión tiene demasiada validez: soy un inédito de otra movida, y estoy a poco de autoeditarme. tengo el culo bastante sucio.

L. dijo...

No leí el post entero, pero algunas partes me recuerdan a esa noche en Los mudos cuando este chabón, Pablo, tiraba las cartas de Tarot. Creo que te había dicho que ponés mucho esfuerzo en reunir a todos (o algo así), y que tanto lo + como lo - de eso viene a recaer en vos. Quizás sea cosa de saber delegar (eso te lo había dicho a vos o a Linne?).
Lo importante, creo, es ponerse las pilas. Despues, se llega hasta donde se llegue. Y creo que deberías tener la conciencia limpia. Después, todos compartimos ese sentimiento de...bueno, lo describiste vos.

Anónimo dijo...

Admiro lo que hacés, lo que te cuestionás o lo que peleás para seguir con tus ideas. Obviamente no pertenecer al rebaño, o bajarse los pantalones implica doble, triple o (n) esfuerzo. Pero no estàs solo. Lo tuyo es un acto polìtico, en el sentido más filosófico de la palabra. Dice D. Tatián: "Un acto polìtico es aquel que produce un efecto de conservar o transformar, orientado a la posibilidad de no ser esclavos, (del amo, del patrón, del capitalista, del militar, del mercado, etc)
Pero necesitamos al otro. Para una construcción colectiva de la libertad." A vos te hincha las pelotas ser calificado como distinto. Va fan cull! Yo te leo. Otros te leen. Yo paso a amigos tu libro. Mas te leen. Y les cuento de la editorial Funesiana. E insto a que otros amigos escritores se embalen como vos.Y probablemente empiece hacer lo mismo. A editar mis propios textos. Aunque una patota seudo para cultural me envie mensajes de violencia, (ahora no solo quieren cagarme a trompadas: tambien se ofrecen a violarme delante de mi madre, cagarme a patads en la calle, u.s.w)en nombre de su espada de fuego que sin legitimidad ni legalidad determinan mi calidad como artista. Y sabés qué? Va fan culo! los/las estoy esperando. que se van a poner en la jeta? una media Caro cuore para que no se les vea el hocico?
dale funes, yo estoy. Y soy. y tengo nombre y palabra para decirte que no aflojes. TQM. Attwood.

Lunita dijo...

sabés qué? alguna vez te debo haber citado una frase del sup, que viene justo para estas èpocas. Es cuando habla de la definición del rebelde. Es una definición nueva, no una jamesdeaniana.
Dice que rebelde es aquel tipo al que le duele mucho la cabeza, porque la tiene que arde por golpearse contra las paredes del laberinto de la historia. Y no es que se da contra la pared por testarudo.
Se la da porque sabe y porque siente que no hay salida del laberinto si no es rompiendo sus paredes.
Yo siempre pensé que estabas en esa lista, y me gusta confirmarlo. Justamente porque no coincido con tu autocrìtica. Sino con tus comentaristas. ;)

Felix Bruzzone dijo...

Che, funes, para mi lo tuyo es chirlo (no “solido” a lo linne, sino “chirlo” a lo vanoli), pero no peyorativamente, al reves, lo bueno de lo chirlo, que es esa capacidad de penetrar por las grietas, reconocerlas, ser como ellas pero tambien salir a traves de ellas. La caca a veces es asi, se filtra, impregna de olor todo. Lo de la funesiana, a mi, me suena a vanguardia: parodia de la produccion de la literatura argentina (porque en el primer mundo la cosa es diferente, lo dice schmith…), aca somos quince escritores y quince lectores (mas o menos), y la funesiana viene a hacer algo asi como repetir lo que hacen todos pero con plena conciencia de que la apuesta nace y muere en un mismo momento, un happening de la movida literaria, porque ?para que publicar en las grandes, o en las chicas, si al final te leen los mismos 15 de siempre? ?para que hacer una editorial independiente si…? bueno, lo mismo de antes: somos 15. Un dia podemos hacer una fiestita, que alguien traiga a su hermana de 15, le ponemos el vestido que uso en su propia fiesta hace menos de un anio, todos ponemos algo para el carnaval carioca y sale con fritas y fernet!!!! A veces pienso si no hay que entrevistar a funes y hacer un libro que se llame asi, “funes”, seria una especie de mamotreto latinoamericano al estilo detectives salvajes, con escritores por todos lados y por sobre todos ellos, a veces agazapada, o vociferante en la noche, la figura esquiva, gorda, esponjosa, serpenteante, de un tal funes.

Funes dijo...

Le tendríamos que decir al gordo Paco.
Ya lo llamo.

lenguaviperina dijo...

mmm...en general al escribir posts y comments escribo lo que sale... pero sí, coincido en general... difícil no coincidir, por ejemplo, con la mirada del loco Bruzzone, que es un chabón que vino de otro planeta y nos tocó en suerte compartir momentos con él...

lenguaviperina dijo...

algunos más, otros menos, pero (una obviedad): el que no sea contradictorio, al que a veces no le cueste comunicarse (es decir hacerse entender), el que no sea un poco cagón, que arroje la primera piedra...
y coincido con lo de que somos pocos y que la unión (y la buena estrategia) hace la fuerza (en algún punto todos nos debemos debatir entre lo que queremos y lo que podemos).