jueves, junio 08, 2006

Taller de encuadernación

Hoy vuelvo a mi taller de encuadernación. Desde que hago mis libros artesanalmente (Papel no es el único aunque el otro no merece mención) estoy más atento a la calidad de los libros cuando estoy en una librería o a la calidad de impresión. Ahora estoy leyendo "Los estantes vacíos" de Ignacio Molina (un chico hermoso) y realmente envidio la calidad de la impresión. Lástima la seriedad de entropía. De todas formas, es ineludible la calidad del diseño. Hasta ahora voy 3 cuentos de 15.
-Che, Molina: ¿Y a los otros también es medio críptico, no? Digo, la pintada está buena, pero no entiendo a qué se refiere. Con ese cuento me pasaron algunas cosas raras así que después te pregunto.
Perdón, decía que voy 3 de 15 y que estoy prestando demasiada atención a los trabajos artesanales. Una de la más importantes papeleras, la Papelera Palermo, tiene unos trabajos muy buenos, pero de encuadernación no tiene muchas cosas raras. Y lo que me extraña es que esa Papelera, tiene un sello editorial y en ella no hay publicada literatura, solo arte o manuales de encuadernación.
Eso. Quería decir eso. Nos vemos.

3 comentarios:

gran dijo...

que quiere decir "seriedad" de entropia?

Funes dijo...

Para mí que sos Molina, pero te contesto como si fueras un tipo alto, nomás:
quizás la palabra que más corresponda sea sobriedad.
Se refiere a la elección en el diseño que no pide mucho, no hace mucho no exige mucha comprensión del lector.
Por lo menos es lo que entendí.
Si querés, gran(dote), sigo.

molina dijo...

Para mí que te hacés el brujo, Funes. Gran tiene mi misma letra, pero no soy yo.
Sí, Y a los otros... puede ser medio críptico. Cómo lo ves para su lectura?