miércoles, julio 19, 2006

De terrazas y amigos

Anoche fue la lectura de los Alejandrinos. Estaba lleno, como la noche de la Joven Guardia. Pasa con las Antologías. en este caso la antologadora no estaba tan lookeada como el otro, quién además fue más polémico y divertido. Pero eso sgegún mi parecer, porque nadie dice que hay que ser divertido. Algún mala onda que se retiró sin pelearle dijo que eran los 29 años peor llevados en la historia del género femenino. Pensar que estaba buena, no? Bueno, algún peleador hasta el final me dijo que sí, que estaba buena.
En el momento de la entrevista, casualmente se sentaron de un lado de Juanjo las que estaban eternamenteagradecidas y del otro a las que les chupabaunhuevoestaragradecidas.
Lo mejor fue del Tortoni que tenía un cuento bien power como me gusta a mí.
Cada noche en Alejandría es más grande la mesa. Anoche eramos como 10. El Quinteto de la Muerte (según el cocinero) estuvo más tranquilo que de costumbre. El hambre y la falta de ondulaciones en el aire fue determinante a la hora de hacer preguntas. Tanto que no hubo preguntas del público. Entonces me pregunto... ¿al resto qué le pareció? ¿Es que salieron en tantas revistas y tantos lugares hablandoydefendiendo el libro que ya no querían hablar más de eso?

3 comentarios:

el anónimo adelgazado dijo...

¡cuántas "preguntas"!

solitario dijo...

¿quién es el cocinero?

Lunita dijo...

Se podría hacer siempre una reseña de los encuentros de Alejandría. Así uno se entera cómo vino la mano si no pudo ir (como las infelices que tenemos que estudiar).
No es que diga que tenga que hacerlas siempre Funes...