viernes, noviembre 24, 2006

¡Qué calor hermano!

Fútbol de Jueves

Volvimos.
Accidentadamente, por cierto. Pero volvimos. Otra vez la cuestión numérica de los últimos diez mohicanos. La lista de convocatoria es cada vez más gruesa, más ancha, más alta, más gorda... pero el fin de año... ¡qué calor hermano! Somos 35 en la lista de convocatoria y a duras penas llegamos a los 10. Será que fin de año se viene con mucha despedidafiestacumpleaños. El mío es mañana en casa, así que ya saben. Están invitados.
Descoordinación y la conchituma
Faltó Máximo. No sé que le habrá pasado, pero faltó. Entonces, ya arrancamos con mala onda. Porque estabamos esperando al Conde, que también llegó tarde y cuando llegó, dijimos bueno, que bueno, ahora solo falta máximo... si éste ya vino, el otro ya viene
Mentira.
Armamos así:
del lado uno
Vanoli el Grandote
El Rubio Adidas
Víbora Musculosa
El Conde
El Húngaro
del lado dos
Funes el muerto
Manuel Ciclista
Pedro Canonieri
Súper Loyds
Fakiu Giunta

Como el amigo Máximo no vino, porque no sabemos qué le habrá pasado, invitamos a uno que andaba mirando los partidos subido en una bici. Resultó ser de esos morochones que se paran al medio y marcan el tiempo, gritan y ordenan, que nos salvó en un partido muy parejo.
El calor
Hernán el Grande y Súper Loyds tenían arranques de habilidad pero estaban aplacadísimos por el calor, parecían chorreados en el piso. Fakiu Giunta quemó la nave a mitad del partido y la otra mitad sacó todo lo que no pude sacar desde mi arco cementerio del Muerto.
El partido arrancó desparejo (con El Conde para ellos era 5 contra 4, después llamaríamos a Manuel). Como era de preveer, arrancaron ganando por dos goles. Emparejamos con El Ciclista y lo dimos vuelta 3 a 2. Desde ahí, nunca quedamos abajo en el marcador pero no había más de 1 gol de diferencia. En un momento pasamos dos goles arriba pero fue momentáneo. Ellos estaban cansados y nuestro equipo había aceitado las marcas.
Clave
La marca en partidos parejos, hace la diferencia. Pero se nutre de un resto físico que no muchos podemos decir que tenemos. De a ratos, uno aflojaba. Al rato levantaba pero ya estaba el otro boqueando cual pescado en el tacho. Y así nos turnábamos. Los diez. Creo que el Ciclista y Víbora Musculosa se mantuvieron parejo. Pero el resto tenían su límite. Mostraron su límite.
Los nuevos
El Rubio Adidas, amigo del Grandote y Víbora Musculosa amigo de Giunta fueron importantes al momento de aguantar en los últimos minutos del partido. Eran pendejos. Con Pedro Canonieri nos miramos porque eran todos pendejos: Funes, estos son todos pendejos, no hay un viejito. Y tenía razón. Corrimos como para asquearnos. Canonieri estaba asqueado de correr.
El Rubio Adidas tenía una camiseta (de River, creo) roja con un parche con la marca que a mí me pareció de Adidas. Víbora tenía una musculosa de stripper, esas que vienen con agujeritos grandes. En cuanto al juego, El Rubio se plantaba más al medio o de dos y Víbora se la jugaba arriba. Era inasible ese muchacho... como que se te resbalaba de las manos mientras parecía que lo tenías bien cortito y sacaba un tiro que pegaba en el travesaño o en el palo. Tuvo varios y asistió muchos goles. Ojalá vuelva así vemos su verdadero potencial. El Rubio también podría volver... aunque parece que tiene su partido fijo. Veremos.
El partido
Estuvo parejo. Había un ritmo lento; el calor. El Canonieri hizo 6 o 7 de los 12 que hicimos en total: terminó 13 a 12. En un principio, dominamos con el contra-ataque de Loyds y el Canonieri. Fakiu Giunta se anotaba en todas las enroscadas y dejaba medio desacomodada la defensa cosa que el Canonieri aprovechó muy bien. Se la dejaban servida aunque también estuvo presionando toda la noche. Los corrió a todos. Y había que correr. Manu Ciclista tenía la pausa y el grito preciso que nos acomodó hasta casi el final del partido. Lo perdimos de ansiosos. Lo perdimos de pijoteros que no piensan en un gol más sino en un minuto menos. El final, a pesar de la lentitud por el cansancio, fue electrizante.
Hacíamos un gol.
Nos empataban.
Hacíamos otro.
Nos empataban.
Hicimos otro.
Nos empataron y nos mandaron a guardar el 13 de la mala suerte.
Errores en la defensa y en el arquero originados en el cansancio y la bruma mental nos dejaron el gusto amargo del polvo de la derrota en nuestros labios.
Faaaaaa
Qué frase... de mierda... algo no funcionan en esa frase.
Planes
El jueves que viene ya está reservado. Espero que lleguemos a los 10. Habrá que pagar un poquito más para llegar a la seña que ya puso uno. Para devolverle, digamos.
Mejor que no haga el mismo calor, porque otra vez no pongo este título al post.

9 comentarios:

Sonia Budassi dijo...

La próxima, si hace calor, podés optar por el clásico irónico bahiense que reza:

-Tá fresco pa chomba
-Y pa corpiño calao

Jaramillo dijo...

Qué relato, Funes. ¿Te veremos pronto en Fox Sports jugando al fútbol tenis? ¿Te dejarás llevar por el look del Pollo Vignolo?

Funes dijo...

Pa corpiño calao...
jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa


Torneos de Futbol tenis entre blogger@s... ¿qué decís, Jara?

Funes dijo...

¿Te prendés, Sonia?

Sonia Budassi dijo...

claro que sí! pero deberían anoticiarme de en qué consiste el "fútbol tenis"; confieso que no sé jugar a ninguno de esos deportes por separado.

molina dijo...

En serio, Sonia, esos términos son bahienses y Funes no los conoce?

Son como decir payana, o celoplin, o lejía, o carasucia?

superloyds dijo...

prometo levantar mi lamentable performance para el jueves q viene
es q necesito a mi socio, el jefe incar, somos como pipo y el beto, funcionamos de a dos !
abrazzz, q empiece bien su día amigo

Hermes T. dijo...

Che, fue bien parejo el partido.
El jueves que viene me anoto en la revancha.
saludos!

funes dijo...

Bueno, Hermes... pero no te duermas que ya mandé el mail... avisá a tu contacto!