jueves, febrero 22, 2007

Apilados, de Pilar, Campana

Julián, querido, soy Funes. No creo que me conozcas porque mencionás lecturas y no mencionás lo que fueron Los Mudos. Ni tenés idea de lo que ESO fue.
Hay varias cosas que decís en tu post y todas me parecen válidas. Como cierra Jaramillo, me parece más válido: pareciera que solo se puede leer en un lugar si a la gente de la UBA le interesa; o si conviene porque acabo de publicar un libro; o si tengo amigos que organizan lecturas o blabla.
Eso es lo que me rompe las pelotas... ese amiguismo que decís. Por eso empecé a organizar las lecturas, entre otras cosas, convocando a gente que jamás en mi puta vida vi o leí. Pero lo que me rompe las pelotas, también, es que pongas en tu post la mierda que son los encuentros de lecturas que mencionás como si esas dos que ponés ahí fueran las únicas que hay.

¿De quién es la culpa? ¿Del chancho?
Entonces, es mi culpa, porque no te invité nunca ni te lo mencioné. Ni los míos, ni los de Alejandría, ni los de Carne Argentina, ni los de Poesía Urbana, ni las del )el asunto(, ni las de Belleza y Felicidad, ni las del desafío con Córdoba (de donde salió tu foto, esa de Cucurto y Casas, que fue por la revancha), ni las de Maldita Ginebra, ni Los dejo a tu criterio de Leonor Silvestri, ni las de Pipi Cucu ni los Villancicos Brutales...

...y podría seguir pero ahí tenés bastante.
Entiendo por qué no hablás de éstas: porque no son fashion, no va gente conocida y no dan chapa.
Le pegás al Interpretador porque es muy conocida, entonces te da chapa.
Le pegás a una con la foto de Casas y Cucurto porque te da chapa. (Porque "ahora", todos conocen a Casas y Cucurto: tipos que se pelaron el orto para escribir y publicar pero que los conocen a los 41 Casas y 34 Cucurto cuando antes tenían que andar ¿mendigando? para que los conozcan y llegaron a estar ahí en el "ambiente" a puro huevo).


Nosotros o ellos
No claro, para qué hablar de estos boludos que no saben nada y que en la cátedra blablabla no los conocen.
Pensar, repensar y reflexionar, como dice el Rufián, está bueno.
Como decís vos, vas a TEA (pff) a debatir cine (en Maldita Ginebra y )el asunto( había tortazos y no "virulencia") y se arma la discusión, el debate. Pero si te la vas a pasar analizando los textos del Martín Fierro o Sarmiento jamás vas a entender qué mierda significa lo que hacen los jóvenes.
Ah, claro, tenés que hacerlo porque estudiás Letras, porque vas a la Universidad. Pero eso qué tiene que ver con lo que pasa ahora, con lo que escriben los pibe´, con lo que sucede con gente que no va a la Universidad y no conoce a Panesi.
¿Me vas a decir que porque Sarmiento nunca necesitó leer sus textos en público deberíamos pensar que eso es lo mejor?
¿Me vas a decir que escribir un texto, publicarlo en un libro y después ir a los carnavales a levantar travestis es mejor que leernos en público entre amigos o desconocidos, generando un espacio de debate?
El debate, aunque no sea a las piñas ni en TEA, se da por más amigos que tengas, por más conocido que seas, por más plata que tengas. En la Lectura propiamente dicha por ahí no interrumpen lo que leés (algo que, sin embargo, suele pasar, preguntále a Garamona cuando vinieron los peruanos, si no es así) pero quedáte tranquilo que "te agarran a la salida". Las sobremesas después de las lecturas es donde en general bardeás a quien querés bardear porque no te gustó o porque no opinás igual... de ese debate no zafás.
Ah, pero vos querés una Lectura - Debate...
Y auque no haya ido a una puta clase de Linkillo, entiendo que hay algo llamado estudio de campo o algo así (¿empirismo? ¿experiencia? ¿realidad?) que no puede faltar en tu ¿análisis? sobre lo mucho que ¿atrasan? (ahí te pasás de rosca) las lecturas en público.

Invitación
Es por eso que te invito a que organices una lectura, una Lectura - Debate en la que se pueda discutir sobre eso que te preguntás y muchas cosas más. Porque hay que seguir el camino del Rufián y preguntarse "qué onda con esto, loco?" en lugar de criticar a los 30 tipos que leen en público un texto.
Porque encima es eso: apenas 30 tipos que escriben, otros 30 que leen y los 30 que compran libros. (¿Cuántos eran los que vivían de la literatura sin dar talleres o conferencias?)

O, mejor, te invito para que el 21 de marzo o la segunda fecha de Los Mudos, hagas de las lecturas en público algo distinto.
Públicamente ofrezco mi espacio (que es algo más complejo que un blog y, es verdad, es chiquito) para que realmente uses eso como "corresponde", como "se debe". Y consta que no somos amigos ni jamás nos leímos.

La segunda fecha, que sería en abril, puede estar exclusivamente dedicada a Amontonados por el Viento. Que vengan Eloísa y Celina también. Los tres. Solos. Que quienes lean sean ustedes. Y vas a ver qué tan poco pasa en las lecturas... qué tan poco debate se hace... que tanto se atrasa o qué tan aburrida puede ser una lectura.

Saludos, Funes.

5 comentarios:

Julian dijo...

En primer lugar, tenés razón: no te conozco, y te agradezco por ingresar al blog e intervenir en este "debate". Ahora, si pensás que le pego al interpretador para darme chapa, o que no le "pego" al resto que mencionás porque no son "fashion"...ahí le pifiás feo feo. En todo caso les pego porque los conozco y punto, porque tienen una figuración extremadamente abarcativa y me llega su presencia. Al resto no los conozco, mal que me pese. No puedo creer que alguien me diga que escribo una pavada en un blog para "darme chapa" (?)
Ah, no voy a "TEA (pff)", sino que iba cuando tenía 16 años. (Tengo unos cuantos años más ahora, no creo que sea algo imputable contra mi persona ni mi formación). Y no creo que analizar Sarmiento o Martín Fierro me "impidan" comprender a los jóvenes sino todo lo contrario: creo que me ayuda muchísimo, por lo menos para ubicarlos dentro del mapa literario argentino e histórico. Es más: soy relativamente joven ¿por qué tendría que intentar "comprender a los jóvenes?"
E ir a la Universidad tiene mucho que ver con "lo que pasa ahora", en todos los aspectos. No hay que ser tan antiacadémico, aunque la Academia sea una mierda. Por otra parte: nunca hablé de Sarmiento en ese post, te confundiste. No creo que haya mucha relación.
Sobre que las lecturas en público atrasan: no creo "pasarme de rosca", creo que desgraciadamente es así, pero son posiciones distintas, nada más. Es simple: no creo que la literatura actual deba seguir ese camino y punto.
Yendo a lo importante: Me halaga tu invitación, realmente, y te agradezco profundamente. Voy a consultarlo con el resto del equipo.

Saludos, y pido disculpas sinceras por algunas generalizaciones que puedan haber motivado enojos y suspicacias.

Julián.

Rufián Melancólico dijo...

Me resulta increíble cómo la literatura argentina contemporánea tiene que estar todo el tiempo dando explicaciones sobre su esencia.
Digo, me parece que acá, todos los que leemos, escribimos, publicamos blogs o simplemente leemos otros blogs de gente involucrada con esta literatura, o son periodistas culturales o andan por las adyacencias de todo esta INDUSTRIA tendríamos que tirar para un mismo lado no?
Si las lecturas sirven para difundir autores nuevos? Genial! Maravilloso! Cómo se leía la literatura Beatnik? Acaso en Harvard leían "Aullido" o lo leyó Ginsberg en bares roñosos?
No puedo entender este canibalismo tan estúpido que lo único que hace es tirar para abajo algo que está surgiendo con mucho esfuerzo y dolor.
Si los años 90 liquidaron casi toda posibilidad de hacer una literatura, escribir y publicar (la venta de las editoriales argentinas, el desguace de las industrias, etc.) por qué ahora que tímidamente asoma la cabeza una literatura novedosa desde los escombros, los mismos interesados en publicar y vivir de esta INDUSTRIA se vuelcan a argumentar casi stalinistamente sobre cualquier pelotudez que rodea o forma esta literatura.
Es muy fácil armarse de valor y sentirse un gran crítico destruyendo una literatura en formación. Lo dificil es agarrársela con los grandes, con los que ya están instituidos, ir a discutir con los críticos ya establecidos.
Pareciera ser que el gesto de Puán no es ayudar con las armas de la crítica a hacer una mejor literatura argentina, una literatura de más alcance y más llegada sino lo contrario: destruir todo intento a fin de subirse al réidto que pueda dar esto. Porque parece evidente que la crítica mordaz y destructiva pone al crítico en el lugar de la superioridad irónica o intelectual y por lo tanto, lo hace digno de mayor respeto.
Bueno, estoy bastante hasta las pelotas de toda esa mierda.
Nunca fuí a una lectura por distintos problemas (horarios, ignorancia de lugares y fechas, otros compromisos, etc.) pero siento sinceramente que si ayudan (y creo que lo hacen) bienvenidas sean. Creo que la labor que hace "El interpretador" por la literatura argentina contemporánea y el trabajo serio de crítica es impecable y creo que estos emprendimientos tendrían que ser apoyados, no destruídos.
Pero que se yo... quizás sea un ingenuo, un iluso, un pelotudo.
Prefiero seguir pensando y prefiero seguir aportando lo poco que pueda aportar como estudiante, como lector, como apasionado de la literatura y dejarle los debates tontos a los realistas socialistas de nuestros tiempos.

Julian dijo...

¡Esto ya es demasiado! Que alguien que plantea que "todos los involucrados con LA INDUSTRIA (?) deberíamos tirar para el mismo lado", como una línea única que todos deberíamos seguir, me descalifique e insulte aludiendo a "los realistas socialistas de nuestros tiempos" (?), utilizando un epíteto descalificador (como el de "formalista" en su momento) contra el que se sale de esa "Línea-única-de-la-INDUSTRIA"; es muy fuerte, realmente. Si no querés debatir, listo, no lo hagas, nadie te obliga. Si te parece "destructivo" escribir una opinión personal ¡en un blog!, no sé... fijate quién tiene la estampa de Stalin en el bolsillo. Dudo que "El interpretador" deje de salir, o que los encuentros dejen de hacerse, por una pavada que yo escriba en un blog... Así que no veo dónde está lo "destructivo", más allá de tu cabecita paranoica.
Si "estos emprendimientos tendrían que ser apoyados" apoyalos vos, pero no esperes que todos los apoyen... por suerte no vivimos el totalitarismo literario en que te gustaría vivir, y veo que hay mucha gente que piensa distinto a tu línea-única-de-la-industria, muy digna, precisamente, de Stalin.

Saludos, y espero no ser víctima de ninguna purga en los próximos días.

Rufián Melancólico dijo...

Julián:
No me gusta debatir en blogs de terceros pero no tengo otra opción.
No me refería precisamente a vos cuando escribí lo que escribí.
Me refería a una actitud generalizada de ciertos operadores del ámbito que se dedican a la descalificación perpetua en base del prejuicio y, como también expuse, en nombre de no sé qué tipo de izquierdismo retrógrado (creo que ya discutimos sobre esto cuando hablamos de la Lic. López Rodriguez).
Entonces te pido que te serenes y no te lo tomes como un ataque personal porque me parece perfecto que se debtatan distintas opiniones y me parece perfecto que cada uno defienda sus ideas.
Expresé cierto desconcierto ante el canibalismo (que me parece evidente) basado en prejuicios y falta de lecturas de literatura argentina contemporánea. Nada más que eso y sin ánimo de que lo tomes como ataque personal.
Yo no hago purgas ni me dedico a los totalitarismos de blog.
Sencillamente intento trabajar para que la literatura argentina vuelva a ocupar un espacio de importancia, pensando desde la idea ya no sólo de Literatura como algo sagrado sino desde la perspectiva del Mercado que en definitiva, es lo que se impone a la hora de repartir las ediciones.
Podés estar tranquilo que en mi blog o en dónde sea, seguirás siendo tan bienvenido como siempre.

Ex. dijo...

¿Será muy ingenuo decir, simplemente, que si bien es cierto que la lectura solitaria es imprescindible, la lectura comunitaria puede ser agradable, amena y divertida, y por ahí otras cosas o no mucho más? Es cierto que también puede ser snob. Papanatas hay en todos lados. Pero si se trata de un acto de comunión -una obra de teatro, lecturas, recitales- algún sentido deben tener. Cada cual le dará el suyo.