lunes, diciembre 10, 2007

¿Querés leer un cuento?



Salió El Interpretador número 32 y en la sección
Aguafuertes - El Capitán -
me recibo de resentido:
ya es público, digamos.


Gracias a los Interpretadores

5 comentarios:

juandé dijo...

gracias a vos, amigo.

M.Cúparo dijo...

Muy bueno.

Este párrafo me sacó un "JA" bastante sonoro:

"Y nos contaba unas jodas buenísimas: llamaba por teléfono a cualquiera y le hacía creer que eran amigos o parientes que hacía años que no se veían y lo citaba en un bar para verse las caras. Nunca iba. Un día se fue de mambo con una vieja en un pueblo y no lo hizo más. Igual nos dimos cuenta que guardaba mierda en los bolsillos porque entre bomberos se huelen los soretes, viste."

el espacio real dijo...

...no le creo que se reciba con ese cuento. usted ya debe estar recibido...

...un saludo real...

Funes dijo...

Che, Mariano, tenés el nombre del personaje... ojo con tu hígado.

Y lo del Mariano del cuento es un choreo a una hijaputez que hace otro Casciari, el verdadero.
Si leés el cuento Canelones, vas a entender de lo que hablo.
Mucho mejor que este pastiche, por supuesto, pero orgulloso del homenaje.

Saludos.

Real; you´re on!

M.Cúparo dijo...

Lo conozco al cuento, lo leí hace unos meses y me pareció equiparable con Tripas, de Palahniuk, por como el narrador te va cagando a trompadas literariamente hasta tenerte comiendo de su mano. Y cuando ya te tiene grogui, en los últimos párrafos te remata con un soplido que te deja revolcado por el piso. O algo así.

Por eso cuando leí la cita oculta (y obvia) me causó gracia.

Yo, de recontra casualidad, una vez posteé al respecto y hasta hice referencia a una anécdota que me contaste vos entre cervezas:

http://desordenar.blogspot.com/2007/05/garpan-y-en-efectivo.html