miércoles, enero 16, 2008

Mendoza

Llegué a Mendoza un día 8, creo. Hice tanto ese día que no me acuerdo. Sí me acuerdo de haber hecho unos dibujos en mi anotador funesiano; ruta, caras, árboles, el vino que se ganó una vieja en el bingo de Andesmar, una cara horrible que (si mirás de cerca el dibujo) es más horrible en mi interpretación.
Porque ahora soy artista plástico. Já. Anoté:
me creo la excepción a la regla
mientras más practico
peor dibujo
En todo el viaje el anotador fue fundamental pero, otra vez, anoto:
A veces me siento un camarógrafo;
cuando saco el anotador
la gente demuestra una sutil
impostación
en la charla.
No me gusta ser el camarógrafo
El miércoles 9 pasa desapercibido.
El jueves 10 veo de vuelta I am Leyend por la mañana y por la tarde, después de arreglar la bicicleta de Griselda, me fui a bajar la panza. Llegué a la Terminal del Sol y me crucé con una chica, leyendo un libro, sentadaesperando, que administraba un teatro sobre Ayacucho al 300. Después Plaza Pellegrini (cuántas plazas), mucho bebedero de agua de deshielo, Hiperpersa (una salada enorme pero no tanto - genial el nombre) y el Lago de Regatas del Parque San Martín. Hermosura. Mucho dibujo de eso; todos una chagar!
El viernes 11 peores dibujos pero también del Lago y también pedaleando... dibujo pedaleando. Eso suena bien... si ves los dibujos suena bien.
El sábado 12 voy a la Bodega Familia Bonfanti. Están arrancando pero con vinos premiados... unos grossos. Le compré uno a mi dealer sommelier amigo del alma Checho y se puso contento así que me aseguré un pete para cuando llegue a Baires: el malbec es un espectáculo. Después, ya que estamos, Bodegas Tapiz. Linda. Coqueta y cara. Pero es de arriba así que disfruto.
Domingo 13 me voy a El Pinar, una pileta cerca del río Mendoza. Enorme. Me clavo desde el trampolín de 3 metros. Una risa... se me salen los pantalones en el primer clavado, no tengo un cordón que los agarre. Una señora se apiada de mí cuando me ve salir en pelotas y me cede un piolín: me río de janeiro porque estoy de vacaciones... Pedro, el compa que me hice acá, se me caga de risa toda la tarde. Tiene 7 años. Jugamos hasta que se hace de noche y nos pasan a buscar. Me vuelvo en el auto con toda la cara quemada y feliz feliz porque dibujo la pileta y me sale bien. La pileta vacía, eh.
Lunes 14 me la paso de películas argentinas.
Martes 15 hago bikes and winerys... un circuito de 7 bodegas con dos noruegos, dos californianos de Los Angeles y dos canadienses... Almacén del Sur, Bodegas López, Bodega Laur...
y siguen los cuentos...
hoy compré Las Primas de Aurora Venturini y me lo leí en la Plaza Independencia... de un tirón. Hermoso. Compralo y decime qué onda.
Bueno y eso... que el viernes viajo a Chile y no tengo datos... así que voy a aventurear x el lado de los huevones. Mando saludos de los chilenos en Baires si quieren: dejen comments.

6 comentarios:

marina k dijo...

ay ay ay
nos hubiéramos cruzado

marina k dijo...

ahhhhhhhhhhhh
cuando vi que había bingo en andesmar, casi me muero. llamé a un amigo y me reí por celular, todos debían pensar que estaba loca, no podía controlar las carcajadas, y perdí, claro, tanto en la ida como en la vuelta.

sr de ajoba dijo...

qué lindo funechi
buen viaje
abrazo
p

K. dijo...

No estés en Mendoza sin subirte al Expreso Uspallata. Es el bondi que más quise en mi vida. El andesito es noble, pero el EUSA es la ley de los bondis sentimentales.

Y mucho menos sin pasar por Valle Grande. Es como lo más lindo de todo el universo. Incluso deberías acampar por el Río Atuel. Las vinerías son una chotada. Además, es nocivo enterarse que el uvita que tomaste toda tu adolescencia es como el octavo mosto de la uva.

Saludos Funes. Acabo de volver de mis vacaciones y es un bajón.

Funes dijo...

Casi casi entonces... kerida ka.
Graxs Troesma. A la vuelta le tengo que pedir me invite una birreta... tengo novedades.

Ka... ¿vos sabés que yo no quiero volver?
Ojalá tenga un accidente de muerte inmediata o mate a un policía (acá o allá) y me larguen en la cordillera a la buena de D's a comer chivitos... o me entierren a balazos... no se.
Así de ganas tengo de volver.

cristian de flores dijo...

santiago: el bar es la nona, en la calle pio nono. ahí vas a encontrar a paredes. suerte, escribime si necesitás algún mail