miércoles, marzo 12, 2008

Triste de verdad


Jorge Guinzburg
3 de febrero de 1949 - 12 de febrero de 2008

Una de las razones por la que escribo en el blog tiene que ver con lo gracioso que puede ser. Con lo gracioso que tiene escribir un día que me corto el pelo al ras y encontrarme con amigos ansiosos por cagarme a pedos porque saben que pelado parezco salido de la tumba.
Otra de las razones por la que escribo en un blog tiene que ver con probar todo lo que se me ocurre. Probar estímulos. Probar si con tal o cual texto te puedo hacer reír, te puedo hacer pensar, te puedo convencer de que estoy enojado, triste, encabronado.
También, otra de las razones que me impulsan a escribir en un blog, tiene que ver con mandar una noticia bomba que nadie más va a tener. Poner el nombre de un escritor y su próximo libro antes que cualquier diario, antes que cualquier noticiero cultural, antes que Zunini, ponele. Tirar una noticia exclusiva y, como Crónica, decir: Exclusivo de The Stirrer Funes.
Una noticia, una exclusiva.
Algo que nadie tiene.
Algo que después van a tener todos.
A mí me gustaría que esta noticia sea un invento. Como el de ayer. Como el ejercicio que practiqué ayer. Que crean que estoy triste aunque no esté triste. Quisiera que esta vida sea un sueño y que este tipo no encabece el post. Quisiera que se borre su nombre de la lista.
-Dale, ¿qué te cuesta?


Sin Jorge Guinzburg en el mundo el mundo no es el mismo. Y perdón por los que creen que cambian el mundo pero para mí, el mundo vil, cruel, hijodeputa y trampero acaba de ganar una batalla. El mundo sin Jorge Guinzburg se vuelve un mal chiste.
Y ahora sí, me crean o no me crean, puedo decir que estoy triste. Es como que un hachazo me cruzó el entusiasmo que tengo todos los días para cagarme de la risa. Sin Jorge Guinzburg en el mundo no se si vale tanto la pena reírse.


Habría que suspender la risa por un día.
Un día entero de acariciarse el bigote.
O de vestirse de colimba y gritarle al oído a ese amigo del alma "¡¡Venga para acá, soldado y enjaboneme la espalda!! ¡¡Dígame cosas lindas al oído y acaricieme la nuca, soldado!!"
O pedirle a Fontova que se ponga el vestido y apoye el bigote en mi hombro, el bigote de Sonia Braguetti, en un abrazo largo, silencioso, para llorar juntos. Uno al lado del otro.
O que cada uno ponga un post, en honor a ese gran reportaje que armabas, y decir cómo fue la primera vez.
Jorge, Jorge, no te vayas, yo te cuento mi primera vez, dale, escuchame, es re divertida. Mirá, tenía 16 años, creo, ahora no me acuerdo bien. Con Carlitos íbamos a bailar y siempre terminábamos recalientes cuando salíamos de The End (Dien) ahí por Flores así que un día me dijo de ir a un cabaret por Directorio para no terminar tan calientes. Fuimos y me tocó una dominicana. Chiquitita, aburrida y asustada. Tenía los pezones re duros y no era mucho más grande que yo. Ni se me paró, un papelón. Bah, sí, al final. Fue como un silbidito. La dominicana ni me miraba. Estaba buena, por eso se me paró al final, pero la hora que pagué en aquél menemista '94 fue la más cara del mundo. Esa fue mi primera vez, Jorge.
No te vayas.
Pedíle a todos que posteen sus primeras veces. Tenés 3 millones de blogs para leer antes de irte, vago. Quedate un toque. Quedate a escuchar esa pelotudez que tiene que decirte el payaso Mala Onda. ¡Qué nabo es! No se... quedate para cantar conmigo, dale.
Jorge, esto sin vos, es medio un garrón, querido.
Ja.
¿Te acordás?

♪♫ ♪♫ ♪♫ ♪♫ ♪♫
las manos mágicas
le dirán
la forma de aprender
bonitos curros
que de garca son

el resto de pende de usteeeeed

las manos mágicas
le dirán
la forma de aprender
bonitos curros
que de garca sooooon

el resto de pende de usteeeeeeee



*

3 comentarios:

JUAN P SOUTO dijo...

Adhiero tristemente, pensé en postear algo, tal vez lo haga, pero creo que lo dicho acá resume mi sentimiento. La risa esta de luto. Y es así nomá. Que garrón. Pobre Sonia Braguetti.Pobre de nosotros. Se fué Fontanarrosa, Olmedo, Minguito, Porcel, Portal, Tato... Quien nos hará reir? Quién eh?

El pastelero trotskista dijo...

Que mierda que era Guinzburg, recuerdo esas risas mersas grabadas en Peor es nada. Que tipo más imbécil. Si me parece bien eso de reirse de los que se ponen mal por este boludo haciendo como que uno se pone triste.

Aunque no me causa mucho eso de "ayer no estaba triste (se lo creyeron, eh) pero ahora sí, que cagada lo de Guinzburg" y volverte a hacer el triste. Es bastante Andy Kaufmann, y creo que el no era muy gracioso. Nada más era raro.

Funes dijo...

Bueno, pastelero, bienvenido a mi blog!
Donde cada uno puede decir lo que quiera, exponiéndose... o no.

Saludos