viernes, julio 04, 2008

Montaña rusa

(Todos los días escribo en una agenda personal
un poco de lo que me pasa o lo que siento
o whatever; esto está copiado, corregido, aumentado
y pegado de ahí. No me peguen, soy humano)

Nunca me subí a una montaña rusa. En el Parque de la Ciudad no funcionaba casi nunca y después del accidente del Ital park no me animé a subirme los días que sí funcionaba. Este mes, querido diario, estoy en la montaña rusa y ni siquiera pagué el ticket. No solo de fechas vive el hombre, pensé. ¿Qué fechas? Y enumeré:
viernes 4 - El Quinteto de la Muerte
sábado 5 - Lectura con Julián Urman y Joaquín Linne en la Sociedad de Escritorxs de la Argentina
domingo 6 - Atiendo el kioskito del Purgatorio en el Teatro Nacional Cervantes
martes 8 - Los Mudos se puso fiestero y, además de la Bex y Rodríguez, vamos a estar toda la noche.
martes 15 - Charla en el Rojas junto a Sol Prieto.
jueves 17 - Charla y lectura en el Corriente Clasista y Combativa (como dice Robertson) junto a Juan Dé Incardona, Alejo Mendez y Sol Echevarría coordinados por Carlos Aldazabal.
miércoles 23 - Presentación NO-Oficial de Villa Celina en el CC ZAS
fines de mes - Presentación oficial de San Francisco / Córdoba de Luciano Lamberti [Editorial Funesiana] (Viajo a Córdoba).
Entonces entré en colapso.
Pero después pensé.

Y cuando pienso me aburro. ¿No les pasa que cuando les hablo, a ustedes, les da ganas de bostezar? Don guorry, me pasa con todos, eh. No me ofende. Mi aliento es medio ensoñador... en el peor sentido. Cuando hago cosas la gente mira pero cuando digo cosas la gente bosteza... es muy loco. No estoy buscando una respuesta porque ya me acostumbré pero es muy loco.
Por eso escucho.
Tengo una capacidad notable para prestar la oreja.
No puedo decir que escuche atentamente el 100 porciento de las conversaciones que tengo pero llego a un 80, un 83 porciento. Es complicado, te cuento. Pero pasa. Escucho.

Ayer estuve escuchando y surgieron muchas ideas. Me contagié de Carlos, de Valentina, de Hernán, de Santiago y sus chicxs, de Lunis, de los mensajitos del franchute y de la vibra de unas felicitaciones que me mandaron que no eran para mí, un error en el tipeo de la dirección de mail. Parece que hay un tipo que se llama Sebastián Funes que hace poco fue papá y me felicitaban con tanto amor que no pude menos que reírme dos segundos y sentirme bien otros 15 minutos. Qué felicitación, papá. Hasta se me escapó un "qué mágico internet".

Sí, sí; una mariconada.

Después volví a casa.
Anoche volví a casa y estaba congelado. Pero no congelado por el frío para matar esquimales que hacía. Estaba congelado de la cabeza. Viste cuando gritan, ¡qué frío que tenés en el pecho, Gallardo! Bueno, así como al Muñeco pero en la cabeza.
Un poco infeliz todo.

Esta tarde a las 18 horas empiezan las jornadas que organiza el Grupo Campichuelo en la SEA y tengo como un problema del que quiero hablar ahí, como si tuviera que resolverlo con ellos. Preguntas. Preguntas y más preguntas.
No creo que me anime a preguntar porque para eso lo llevamos a Federico pero sí tengo un montón de preguntas cuyas respuestas se contradicen en la intimidad de mi cuadernito. Una lucha constante contra la ignorancia y el prejuicio. A cada rato, ahora mismo. Ahora mismo que estoy escribiendo en el cuadernito y quiero publicarlo en el blog. Ahora mismo que estoy en la mesita del Purgatorio y no entiendo por qué suceden algunas cosas.

¿Por qué les caigo mal y no me lo dicen? ¿Soy de temer? Ya sé que no le puedo caer bien a todo el mundo pero me entero de cosas "que dicen de mí" pero "no me las dicen a mí". ¿Soy un "pelotudo" como Genovese? No quiero ser Genovese. Supongo que tendrá sus razones para ser como es, no lo juzgo. Ojalá vaya esta tarde o mañana a la SEA porque se ve que tiene mucho guardado y lo quiere sacar de alguna forma... una forma que no es como la mejor para que sea escuchada con paciencia, digamos.
Otro al que habría que preguntarle cosas es a Daniel Durand. A Maxi Tomas también.
Gente que hizo (o que hace) y ahora están en un lugar muy denso, de poca exposición (de Tomas lo único público son sus columnas, el blog es una herramienta de información general pero no "habla de él" o no tiene "esa información") y que despiertan severos juicios como si fuéramos los grandes jueces en este sucio chiquero.

Uf.
Cansa, sí.
Me cansa.
Muchas preguntas.
Muchos poros llenos de adrenalina. Soy un poco agotador. En parte por eso hago posts largos; para que sean leídos por los interesados y se sientan a gusto con leer. Con leer, con criticar, con pensar, con la contradicción, con el trabajo. Que se reconozca de alguna forma el trabajo leyendo lo que escribo. Como mínimo.
Para los que quieren ver fotitos pongo fotitos. Twitty posts, ponele. Todo bien con ellos.

Eso, ¿no?
Ganar público.

Ayer me decía una chica, "pero si no ganás plata, en algún momento te vas a cansar... y ahí perdés". Y le contesté, con ese recalcitrante optimismo de estante de Wallmart; "pero eso es lo mejor porque ahí es donde te das cuenta de que no sabés lo que realmente signfica perder: ¡se resignifican todos tus valores!"

¿Ganar es salir en los diarios? ¿Hoy en día, ganar es no salir en los diarios? ¿Se puede ser lúcido y popular a la vez? ¿Se puede ser lúcido? ¿Vale la pena un esfuerzo por el que nadie te reconoce nada? ¿Vale la pena llegar a viejo y oír "qué grosso que sos, porque hiciste esto y lo otro"?

Tengo que "garchar" más seguido. Y no es una broma. Tengo que usar esa energía para vivir y no para pensar; ahí ganás.

¿En serio? ¿Ahí ganás?

Cuando me cruzo con alguien que no me conoce y le explico todo desde cero me agarra la típica laguna de escritor mediocre y modesto; "no, bueno, tampoco es que... no, yo no publiqué nada, a mí todavía no me conocen, estoy empezando a escribir, quiero ser bueno, tengo una vida por delante, sos joven a los 40..."

Qué aburrido. (Un poco entiendo los bostezos).

Otra párrafo letal: "si yo trabajara en un grupo editorial me daría vuelta como una media, porque entiendo que ese trabajo es distinto del trabajo que hago en una editorial chica y sin recursos; con recursos te quemo la gorra y te vendo hasta los calzones de mi vieja. Ojo, queda claro que no estoy buscando ese trabajo porque ni siquiera me pongo traje para que me dejen entrar en los cócteles de embajadas y me conozcan los millonarios Gerentes que elijen los puestos de mando en las editoriales de grupo pero se me ocurre que si mañana viene un tipo forrado en euros y me dice tengo un puesto en Groenlandia para vos, vas a dominar el mundo así que no te hagás el otro: ¿yo qué haría?"

Y, sí.
Soy argentino, o sea corrupto.
Soy de Nueva Chicago, o sea resentido.
Soy de clase media, o sea un boludo a rosca demasiado susceptible.
Soy joven, o sea un bravucón vicioso.
Soy varón, o sea un machista sin remedio... porque encima
Soy más porteño que los adoquines de San Telmo.

¿Entonces?
Preguntas. Preguntas y más preguntas.


*

8 comentarios:

Cassandra Cross dijo...

Y... si la agenda pinta bien, te voy a ver más seguido que a mi mamá.

Entonces qué? Alegrate, la vida te sonríe (?)

Saludos!

Anónimo dijo...

es un bajon tu papel, haces la movida pero no te publica nadie, salvo cuando vos lo decidis en la funesiana.
y si loco, hablan muchas cosas de vos, los mismos que te usan para que otras editoriales los publiquen
un bajon loco!

Funes dijo...

Cassandra La vida me sonríe... sí, claro. Vea esta noche, va a ver cómo vamos a sonreír. Con El Quinteto uno sí sonríe.

Anónimo, ¿viste? Es re bajón, ¿no? Digo, ¿se entendió que es re bajón esa parte, no? Obviamente.

Pero ahí mi pregunto; ¿cómo sigue? ¿Me sigo publicando? ¿O hago la fila como todxs? ¿No será que soy redondamente malo para los textos? Digo, a los ojos de un editor, me pregunto.

No me mataste porque justamente estoy hablando de eso, pero sí; me mataste, loco.

Abrazo, anónimo.
A ver si pasás de vuelta pero inventate un nombre, ¿dale?

Gonzalito el salamín dijo...

¿No me habías dicho una vez que las reglas del juego y qué se yo cuánto verso más?
Si organizás un ciclo para otros, no te quejes que no te invitan. Además, te invitan a todos esos lados, Funes.

Dejá de llorar querés y ponete a laburar.

liet dijo...

hola funes. que aliento agradable en mi blog, tu posteo. me dije, epa. Y bueno paso a leerte despues de un período de abandono bloggero y presencial y tengo la grata sorpresa de ver tus movimientos. Muy bueno, muy bien, mis felicitaciones funes por la editorial y por la vuelta de tuerca. yo estoy en la cocina, todavia lavando algunos platos de la comida anterior!! Pero ya casi termino. estaremos en contacto. un beso.

Enzo Maqueira dijo...

Anónimo está agrandado desde que le publicaron "Las mil y una noches" y el "Cantar del Mío Cid". No le des bola a Anónimo, ni a tus dudas. Vos seguí para adelante, que - como decía algún otro que sí tenía nombre - "el movimiento se demuestra andando".
Abrazo y felicitaciones por la lectura del Quinteto.

Anónimo dijo...

Man, vos seguí escribiendo, publicando. Es así papi, aprendé del dicho: que hable la gilada!
Te leo, nunca comento, pero esta vez lo merecía: Funes, algun día nos vamos a conocer y revolucionaremos el mundo editorial, creeme!
Y los demás, Maxi Tomas... dejalos, tan subidos al pony.
Sos un grande loco, no lo olvides!

Anónimo dijo...

querido Funes, comprendo bien lo que decís, eso de laburar "para los demás y no ganar nada"... realmente no ganás nada? ¿y si dejás de hacer muchas de las cosas que hacés, te sentirías mejor? Es hora de ir sabiendo que cuando ofrecés tu corazón lo único que los demás hacen es destrozarlo (bueno, no siempre, pero...)
La gente de la SEA, los pocos que conocí, son unos resentidos totales, esas organizaciones pedorras (no te olvides que surgió como contrapunto de la SADE) no sirven más que para ser abolidas. La literatura institucionalizada es una garcha y ellos creen que tienen un medidor de calidad literaria y son un rejunte de fracasos. Lo de D.D., bue... no entiendo cómo le siguen dando importancia a lo que diga ese sr. y lo de Maxi... él no deja de ser un operador cultural, lo que haga o diga M.T., tal vez debería ser tomado de esa manera.
Hacé lo que te haga feliz

Saludos

Anónima