viernes, septiembre 05, 2008

Vuelve el guiso...


Esta noche vuelvo a presentarme en el Pacha junto a mi grupo de amiguetes del Quinteto. Y volver a preparar la comida, entre otras cosas, me pone de buen humor. Porque el lugar es amable con los que son amables. Tiene esa gentileza e hidalguía que se capta de una cuando mirás la barra. El recibimiento. Eso tiene de bueno el Pacha. Vos entrás a cualquier bar, o centro cultural, ponele el Borges o el bar de la Tribu, y la barra no te mira como buscando un saludo. Eso me ha pasado solo en el Pacha. A los dos "ponele" que acabo de citar voy hace años y nunca conectaron conmigo.

No sos vos soy yo
En cambio, en el Pacha, vos conectás de toque. Y en los tres lugares la concurrencia es enorme, no me vengas.
En el Pacha, siempre está todo bien. Nadie te juzga porque fumás porro, cigarrillo, paco, detergente u orégano. Nadie. Vos hacés la tuya. Te cuesta acostumbrarte. Si te fijás, todo el tiempo tenés que caretearla con alguien. Cuando te dejan libre, no sabés qué hacer. Eso es re común. La policía tiene mil formas y cuerpos; es como el camino del Señor. Tenés que decir esto para que se entienda lo otro para que no piensen aquello para que te respondan con lo que buscabas porque así te sentís mejor. En las lecturas del Quinteto nadie la caretea. Están todos flirteando y gozándose con la mirada, tomando una cerveza, fumando un fasín o una coca (fumar una coca es raro pero ha pasado) y nadie es más poronga que otro porque toma del pico. Ahí está la fuerza de este grupete o lo que se arma con la gente que va a ver al grupete. A nosotros nadie nos dice qué hacer así como tampoco le exigimos nada a quien nos viene a escuchar (si es que nos vienen a escuchar).
Porque mentiría si dijera que todos escuchan. Están los ruidosos y exagerados de siempre que vienen a pintar su aldea en esta lectura sin importarles que haya un pibe leyendo o están aquellas que con la pollera corta se quieren hacer mimar y se la pasan cepillando a lo loco en algún rincón oscuro.
¿Y por qué?
Porque no hay policía. Porque cada uno puede hacer la suya y compartir la suya. Sí, muy zen. Un poco flaco, hubiera dicho en otro momento.
Pero no es este el momento.

Alcoyana alcoyana
Este momento me agarra feliz. Bah, no feliz. Miento. Es como si todo lo que estoy haciendo desde hace muchísimo tiempo haya encontrado un cauce. Una soga que tiene una resistencia. Una soga de la que empiezo a tirar. Como que tenía los ojos cerrados, viste, y llega una soga gruesa, peluda, y empiezo a tirar. Qué mierda; encontré algo. Y tiro.
Está bueno encontrar algo. Y tirar. Cerrás más fuerte los ojos para seguir tirando. Y eso, tiene sus vericuetos. Ya no vas a la bartola; ahora seguís la soga. Sabés que tiene un final. Tarde o temprano la soga te lleva a algo.

Buscar está bueno porque vas para donde se te ocurre. Hoy para acá. Mañana para allá. La coherencia es una mala palabra o un dolor de cabeza. Nada te absorbe y está buenísimo. Siempre recomiendo que la bardeen. Porque a mí me ha pasado que de puro pedo encontré gente y cosas que no las hubiera encontrado si me hubiera puesto coherente. Varios amigos me dijeron "vos tendrías que hacer esto, aquello, lo otro". Varios.

Mis amigos (o esos varios) me siguen diciendo "hacé esto, aquello, lo otro" pero ahora los escucho. No les doy bola pero los escucho. Antes ni eso. Escuchar está bueno, eh. No lo sabía. Nadie me lo dijo. Nadie te lo dice. ¿Escuchar? No, papá, vos tenés que hacer la tuya, sino te pasan por arriba.
Una locura.
Esta ciudad está completamente loca. Y mucha gente en esta ciudad. Se miden, se sacan fotos, se tiran de cabeza con la pileta vacía y, con el cráneo hecho una goma, te dicen "no me duele, qué me importa, ¿ves que me la banco, puto".
Una locura.
Pero bueno. Hay y habrá locos en todas partes. Envidiosos, celosos, apestados sentimentales, gente con olor a gentequeno, tiradores profesionales de mierda. Locos lindos hay pocos. Locos de mierda hay a cagar. Como boludos. Los boludos sobran. Creo que La Máquina de Dios es La Máquina de Cortar Boludos, de la que hablaba Tato Bores en los ´90. Más de uno agradecerá que no sea retroactiva.

Por suerte conozco a cinco tipos que son unos locos lindos bárbaros. Se los presento, si vienen esta noche. A mí me gustaría que los conozcan. Que vean que son buena gente. Que vean que está bueno ser buena gente. Con todos tus mambos y personalidad y huevos. Pero te juro, además de cagarte de risa, te cagás de risa. Y encima, de yapa, esta noche te llevás un platito de guiso. ¿Qué tul?


*




5 comentarios:

Gerardo David Cristante dijo...

Me dieron ganas de ir, pero ese dia a esa hora converso con los sapos, deberiamos hacer un tour con toda la burundanga literaria y salir de paseo de ciclo en ciclo como una especie de noche de la poesia y terminar en el riachuelo brindando con los peces muertos. ¿la gran ultima lectura del año? y si, para que se vayan las ganas...
Saludos y Salud!!!

chicaenminifalda dijo...

que grossa tu agendita!

M dijo...

funes, muy emotivo, sabes que muero por ir.
voy a hacer lo imposible. sola o como sea:
lo q acabo de leer me obliga.
capaz que si voy
capaz
besos
Maria

porno y fugaz dijo...

nunca fui al pacha pero ya no se si quiero ir.... me hablaron tanto tanto que ahora en mic abeza es como un lugar mitológico, no hay manera de que no se me pinche yendo.......

pero que lindo, que lindo para vos que tengas un lugar que te haga sentir asi.

besote.

Funes dijo...

Gerardo
no sabei la que te perdiste!
Abz y hagamos el tour.

Chica
humilde trabajo de hormiga
bsss

m
hubo de haber
pero no
la próxima
slds

me gusta tu nick, porno y fugaz
aunque todavía no leí tu blog
leí solo el subtítulo y me hiciste acordar a lunita
lo cierto, con respecto al pacha, es que podés hablar muchísimo
pero hasta que no vayas
no sabrás si tus
presunciones
son ciertas

quién sabe
slds