martes, noviembre 11, 2008

Ay, Plusmar Plusmar...


¿Viste cuando te citás con una mina que es un infierno? ¿Viste cuando elegís un lugar paquete para encontrarte y faltan dos horas y todo es cuestión de esperar? ¿No te pasó que a último momento te mojás la camisa con vino o te agarrás los dedos con la puerta y llorás como un maricotas pidiendo por mamá o cuando llegás el lugar está hasta las repelotas y no se pueden sentar o cuando pedís la cuenta te fajan más de lo previsto porque te hiciste el Richard Gere y pediste San Gerónimo en lugar de San Telmo porque hiciste un chiste muy pelotudo y para pilotearla lo mejor era jugarse y comprarlo y de repente era el vino que tomaba Dustin Hoffman cuando viene a la Argentina y cada botella la firmó con una D H medio borroneda que no viste ni mucho menos entendiste porque el muy garca tenía un pedo de cebú cuando las autografió y encima vos pensaste que eran los vinos que sobraban porque creías que en ese lugar vendían poronga y resultó ser todo demasiado snob para tu bolsillo y la chica que es un infierno no puede creer lo nabo que sos y dice nunca más agarro invitaciones del puto facebook de mierda que encima ya perdió el glamour para eso vuelvo a Amerika que es un desconche bárbaro y si no pego un chongo por lo menos me divierto como chancha no como acá con este forro que encima de que no tiene un mango me quiere garchar antes de darme un beso qué boludo le habrán pegado en la cuna?

[las próximas las seguiré colgando allí mismo]


*

6 comentarios:

AEZ dijo...

Más, más, más.

Dale.

Y si no, pintate un mechón.

Anónimo dijo...

Y eso que no le dijiste que eras escritor...

Sonia dijo...

re gueno el otro blog! esperamos el proximo episodio!!!!!!!

Funes dijo...

Seguiremos seguiremos...

Enzo Maqueira dijo...

Más autoestima, Funes. Ninguna mujer - por más infierno que sea - supera a un hombre. Nosotros tenemos la espadita de la alegría, nunca lo olvides...

Sebastián Lalaurette dijo...

Con lo patético del relato ("patético" en el sentido etimológico, digo), y sintiéndome taaaan identificado, no puedo hacer otra cosa que hinchar por vos... (igual lo haría por ser hombre, jejeje). ¡Duro con ellas, Funes!