lunes, mayo 17, 2010

Vivir resignado

¿Se vive mejor?


Hace muchísimo tiempo yo era joven. Y tenía sueños. Y muchas ideas de cómo conseguir que esa cantidad de frases hechas se convirtieran en realidad. Hoy tengo dos libros para mostrarles, nuevos, con mi nombre, para que mi madre y mi padre se enorgullezcan. Pero nada más. No hice mucho más. No puedo hacer mucho más... y me resigné a esa idea.

Tampoco hago terapia, eso es evidente, claro. Cualquiera puede notarlo.

Facebook, además, me hizo mierda. Porque me creo amigo de mucha gente que me considera apenas un ser humano al cual contestarle cuando le pregunta algo. Por muchos lados, estoy medio cagado. Y en algunos casos es de por vida. Por ejemplo, el asma no creo que se cure ni con acupuntura. Pero me resigné, ya no busco esa solución, esa receta que me va a arreglar los pulmones. Ahora me abrigo en invierno y me seco en verano.

Uno de mis sueños, muchos de ustedes me escucharon decirlo, consistía en verme jugando en una cancha de once, rodeado de gente que gritara, por lo menos, el nombre del club en el que jugara. Pero no pudo ser. Por muchas razones, hoy entiendo. En aquel momento pensé que mi padre me había boicoteado. Después que los dirigentes y después que mis propios compañeros. Al final me di cuenta de que todas esas cosas boicotearon mi sueño. Y otras que hoy sé no estoy considerando.

Entonces, volví a hacer lo que vengo haciendo hace años: me resigné.

El médico me dijo, “si vas a jugar con tus amigos, no te operes, pero para un entrenamiento diario y profesional, con la rodilla así no durás ni un mes sin que se te vuelva a romper”.



*

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Se vive,se sobrevive y se aprende a vivir sobreviviendo.Pero el sol,las flores,el olor de las naranjas,la risa de algun niñx,un gol de Maradona,una obra de Dali ameritan el transito.
Mas otras cosas:la lucha,la pasion,la musica,el amor y la venganza.

nOé

Funes dijo...

Me gusta eso de la venganza, Noé.
Salú

Anónimo dijo...

Yo la probe sin querer,sin elegir.
Y cuando lo vivis no es de gusto pero no da otra cosa.
Peor miedo me da resignarme.Si cuelgo los botines...me aterra pensarlo.