lunes, junio 14, 2010

Sin piedad

Argentina más atenta a la redonda
que a la redondita





Fue una jornada memorable. Diezmada por la lluvia, que rebotó en los techos del San Bernardo y confundió tikitakamente a una Argentina cansada. Francia se llevó una victoria memorable, brindando un espectáculo cuasi robótico. Encontró un saque letal, inatajable, y se aferró a él con un autismo digno de un arrebatado y compulsivo adicto al juego. Como pudo, Argentina mantuvo su estirpe hasta que la perdió sin más.

Jugamos desde las 20.25 a las 22.25. Exactamente dos horas que nos cobraron 27 points. No fue lo único que tenían que cobrarnos; Francia, en un arrebato de impotencia, quebró una de las raquetas por el mango aunque logró esquivar el pago de la misma. En ese mismo momento, la suerte se transformó a los colores del gallito y Argentina vio el partido escurrírsele como agua entre los dedos.

Estadística; pues:
  1. 21 a 19 - Argentina || 1 - 0
  2. 21 a 14 - Francia || 1-1
  3. 21 a 16 - Argentina || 2-1
  4. 21 a 14 - Argentina || 3-1
  5. 21 a 19 - Argentina || 4-1
  6. 21 a 15 - Francia || 4-2
  7. 21 a 14 - Francia || 4-3
  8. 21 a 16 - Argentina || 5-3
  9. 21 a 18 - Francia || 5-4
  10. 21 a 18 - Argentina || 6-4
  11. 21 -13 - Francia || 6-5
  12. 21 - 11 - Francia || 6-6
  13. 21 - 14 - Francia || 6-7
  14. 21 - 14 - Francia || 6-8
  15. 21 - 18 - Francia || 6-9
  16. 21 - 13 - Francia || 6-10
  17. 21 - 15 - Francia || 6-11
¿Qué pasó con Argentina? Nadie lo sabe con certeza pero hay varias explicaciones. Ninguna conforma. Los periodistas se fueron en el partido número 13. Evitaron registrar la carnicería francesa y sólo quedó un cronista que se estaba chamuyando a una tetona feroz que sacudía su top de un lado al otro de la cancha 3, acompañada de su hermanita de 12 años. El periodista podría haber sido la única persona de autoridad capaz de explicar qué sucedió pero, como pudimos ver al final del partido 17, no se quedó ya que la tetona, apenas terminado el partido con su hermanita, se lo llevó de las orejas quién sabe a qué rincón oscuro para saciar sus bajos instintos.

El grupo de coreanos que afilaba los tacos en la mesa de billar próxima a la cancha 1 insiste en que la lluvia perjudicó el juego de Argentina. El ruido de la lluvia, querrían decir. Los gallegos que juegan a la canasta, entrevistados para dar una explicación del malísimo desempeño de Argentina, indicaron que de persistir el buen tiempo, el resultado hubiera sido otro. La misma Francia entiende que el viaje que Argentina hizo hasta la ciudad de La Plata sólo para comer una picada y ver Alemania - Australia en un bar con pantalla LCD podría explicar el tan bajo desempeño pingponístico.

El mozo, al momento de contestar, comenzó a tartamudear. Se dice que es una persona con problemas legales y cualquier entrevista pública lo coloca en una situación muy delicada (situación que sus abogados le han recomendado no experimentar).

Por lo que se puede ver en las estadísticas, no hay dudas de la superioridad europea. Francia dilapidó el juego de Argentina con dos o tres movimientos efectivos y con entrega y concentración se llevó la corona de este domingo. Quedan más domingos para que Argentina pueda levantar la capa y sacar pecho. Por lo pronto, felicita al equipo francés por tan apabullante desempeño.

Casi casi nos va a ver una persona.
Salvo los periodistas nadie quiere asistir al San Bernardo.
Está planteado el desafío de dobles: hay que esperar que alguien se digne tomar el guante.
Por lo pronto, sintonicen sus televisores para el próximo partido: domingo 20 de junio, 20 horas, Bar San Bernardo (Av. Corrientes 5436 - entre Acevedo y Gurruchaga).



*

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Que marca de preservativo se usa en este juego?. Es que no se ve la marca.

Funes dijo...

Jajajajaja. Yo pensé lo mismo cuando colgué la foto. ¡¡Tendría que ser LTA!!

Salú, anónimo observador...

Anónimo dijo...

Jajaja.
Anonima ;).