jueves, enero 25, 2007

Sinceridad Brutal


Hace
unos meses me fui a Neuquén.
Desde que volví me siento neuquino hasta las pestañas.

Hace unos meses estoy medio deprimido.
Desde que me puse a escribir trabajosamente voy saliendo de a poquito.


Hace unos meses que terminó el año para mí (aún sin el último Mudo sin estrenar).
Desde que armé la agenda 2007 estoy más enchufado que nunca esperando que lo mejor surga este o el próximo año.


Hace unos meses que no vendo un libro. Miguel Rosenzvit se enoja (no es que se súper enoje pero eso) porque dice que lo mío es el "ejemplar único" que no vende nada.
Desde que Mariano Cúparo me compró el primer ejemplar del 2007 estoy haciendo más libros y alegremente me siento Heidi en el País de las Maravillas. (Sí, sí, ya sé)

Hace unos meses que no juego al fulbito.
Desde que empecé el gimnasio y, la semana pasada, volví a jugar; me está levantando mucho más el ánimo el deporte.

Hace unos meses me siento inconforme con todo lo que tengo.
Desde que tengo un minuto para analizar qué libro leer, qué tapa crear, qué película alquilar y qué yogurt no comprar me estoy abriendo un espacio nuevo, ágil y estimulante para nuevas historias.

Hace unos meses vi El Muelle, la francesa con el rubio y el morocho.
Desde el pasado domingo a la madrugada, que la volví a ver, me estoy preguntando qué es mejor:
a) Ser un garca para llegar a la cima del poder con ayuda (quieran o no) de otros o;
b) Hacerle la gamba a todo el que se me cruce (quiera o no) para conformar con mi trabajo y recibir el merecido "apoyo".
Según el director, parecieran ser los únicos caminos posibles (sin tomar en cuenta la muerte).

Hace unos meses que estoy escribiendo de todo y ninguno de los posts genera parva de comments.
Desde que mi próximo libro de cuentos ocupa el 90% de materia gris y memoria disponible me chupa olorosamente un huevo que un anónimo diga "a" o "vé".


*

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Uh, ojalá sea el primero de un buen sprint final hasta agotarlo.

Lo estoy leyendo. Y los cuentos me están gustando. Igual, como te dije, creo que el libro mismo ya es una obra que garpa.

Me quedé con bronca por haberme ido tan rápido. Estaba repentinamente apurado. Nos vemos en la lectura en la que hagas el sorteo del segundo libro. Tengo pensado ganar.

Felicitaciones otra vez. Abrazo.

Funes dijo...

¡Esa es la actitud, Querido!
Quedáte tranca que seguro nos vemos en algún lado...

Ah y yo también me tenía que ir rápido.
Tenía que devolver tres películas antes de que me cobren la multa.

Abrazo, M.

Anónimo dijo...

Anónimo dijo...

con dios

Funes dijo...

¡Al fin un anónimo con sentido del humor, carajo mierda!