viernes, febrero 09, 2007

Conocí a una chica por chat


Uso mucho el msn. Demasiado. Apenas puedo concentrarme en el trabajo, porque me conecto en el trabajo. A veces llego a tener hasta cinco ventanitas con diálogos. Y una vez, la más extrema, tenía tres ventanitas en conferencia con cuatro personas en cada una: un total de doce interconectados.
Así es como paso mi tiempo; chateando.
O buscando fotos. Me gustan las fotos. Cualquiera. Puede ser de un tipo, de una planta, de un objeto o de pies; me fascinan los pies. Las que son en blanco y negro no me gustan para nada. Esto de que parezcan viejas, no se. Mi infancia, eso, me recuerda a mi infancia.
“No tuve una infancia feliz”, puse en mi nick. Me conecté y no pasaron más de dos minutos que ya tenía 10 ventanitas, de golpe, con mis terapeutas de turno.
Una persona, en especial, una fanática, una obsesa igual que yo, una mina de su casa, una geek, una troglodita de las formalidades; me puso

Troglodita dice:
ajo y agua, viejo
No tuve una infancia feliz dice:
Quién sos?
Troglodita dice:
Una mina que se la banca
Troglodita dice:
Y tampoco tuvo una buena infancia. ¿Vos quién sos?
Troglodita dice:
Te me apareciste en mis contactos
No tuve una infancia feliz dice:
No, vos te apareciste en los míos.

Así estuvimos mucho tiempo. Hasta que nos pusimos de acuerdo.

Troglodita dice:
...bueno... entonces será que “algo” o “alguien” nos agregó
No tuve una infancia feliz dice:
“alguien”, sí, el “destino”
Troglodita dice:
sí, claro, el destino

Después me contó de su vida, de sus viajes, de Londres, que le encantó pero que no viviría ahí. Me contó por qué no viviría en Uruguay. Me contó que casi viaja a Madrid pero que el amor le jugó una mala pasada.

No tuve una infancia feliz dice:
¿pero adónde estás viviendo ahora?

Me contó que vive en Utah, Estados Unidos. Que se aburre mucho. Que lo único que hace es chatear para escapar de ese lugar. Pero que, a la vez, no puede hacer otra cosa porque le parece que esa ciudad está llena de borrachos machistas e ignorantes mediocres.

No tuve una infancia feliz dice:
... bue... nada mal para resumir Utah, no?

Ahí, desgraciadamente se desconectó. Me había dicho que por ahí se desconectaba, porque de repente se le reinicia la computadora por las fallas eléctricas que tiene el edificio; dos a seis veces por día, hace una semana, se quedan sin electricidad en el edificio por dos horas como mucho. A veces, por dos minutos.

Hasta ahora no volví a verla, digamos. Sí, es así; digo “verla”, digo “escuchá lo que te quiero decir”, digo “lo hablamos el otro día”, digo “no me grites así” o digo “qué risa rara”. Lo digo porque así lo vivo, como si el que chateara conmigo estuviera acá, a dos teclados de distancia.

2 comentarios:

Lolamaar dijo...

a mí me pasó lo mismo hoy
alguien muy pretencioso que me habla raro por msn y me dice que le aparecí en sus contactos cuando está clarísimo que el que se apareció fue él.

La partícula de luz dijo...

jaja el chat es motivo de muchas cosas raras, buenas, malas, de todo..... en fin, hay q tomarselo como un medio más de comunicación..... sin consumirnos