sábado, abril 07, 2007

Oración de Pascua




Cuesta a veces. Porque no tenés idea de cuántas cosas interfieren en el baile. Ayer estabas muy pero muy pilas, hoy tenés ese dolor de cabeza que te molesta en el pecho y no te deja pensar; esa nubecita gris que te llueve y te sigue hasta en la cama.

¿Contar como estoy? Naaaa, estoy bien. Esto es genial.

No, mentira, no es genial.

Es lo que hay. (Por lo menos rima, no?)

Y ese tipo en allá... en allá... está muerto. No cansado. Cansados estamos nosotros. O algunos. Imposible contarlos. Tampoco andan diciendo qué tan cansados están, salvo él. Pero también. Sale atolondrado, sale torcido y cuando es así, yo mismo digo "ah, pero no es una cosa linda, es una cosa torcida... no me convence" (con ese tono de "el niño tiene sed y no hay naranjas").

"Yo pongo el cuerpo hasta el final"
Hoy Aliverti dijo que se vayan al carajo. Hoy soltó la ficha, hoy tenía dolor de lengua y salían insultos. ¿Te imaginás? Que todos los putos días sea lo mismo, que ya sabés cómo funciona todo y que nada va a cambiar. ¡Pero no! Un día vos, con esa cara de gil, con esa paja recalcitrante, cambiaste algo. Y no lo podías creer. ¿Te acordás cuando cambiabas cosas? Qué días aquellos... así con nostalgia.

Entonces te pintan la cara todo el tiempo, entonces no te alcanza para ese café con esa mina, esa fotocopia del autor que en unos años te va a partir la cabeza, te dicen que los votes y al año dejan el cargo en medio de un escándalo de coimas y a los años te dicen que esa era la pantalla, en realidad vendieron toda la Patagonia... pagaron lo más barato.

Pagar lo más barato, no? Porque nos conviene. Porque, dejáte de joder, no queda otra.


Shhh, no digas nada, bajá la voz que te van a cortar la cabeza.

Bajá la voz que vas a perder el trabajo; ¿eso querés? ¿perder el trabajo?

Dale, calláte que vos te llamás sueldo y ticket x 600 pesos. Un día tu apodo es sueldo justo y lo ves así, como un apodo... andá... sos un queso, gil.

Si querés te cambio el nombre y te empiezo a decir 600 tickets.


¿Tenés miedo? ¿Quién no? Pero no entregués tan fácil, que te olvidan. Otro como vos por acá no pasa. Y si te vas sin decir nada... encima nunca pasaste. Acordáte, che, ¡si vos tenías código! Hacéle caso a los que tienen huevos. No vayas al frente pero hacé número por lo menos. Tirá un centro.

¿Hay que romper todo?

Y rompamos, viejo.

2 comentarios:

sinonimo dijo...

nada que ver con nada. pero es asi:
http://www.seexactamenteloquehago.blogspot.com/

Naranjada dijo...

bien dicho