viernes, abril 17, 2009

Expo flogger - 2009

sobre la muestra fotográfica
Temperatura perfecta
de Carlos Herrera


Apenas entrás al pasillo del Purgatorio te dejás llevar por los marcos perfectamente alineados y hermosos. Como la estadística lo indica, arrancás por la izquierda, caminás lento, derecho, curioso, girás la cabeza levemente y mirás una a una las 40 fotografías hasta que lo ves: pálido, venoso, apagado pero imponente, genio dormido. El montonazo de carne, el chorizo blanco adormilado, la poronga, el choto, la pija, el trozo, matafuego, señor de abajo, pindonga, pocho, bebé, trompa de elefante, manguera, serrucho, palo, longaniza, tercera pierna o como sea que le llames al miembro flácido masculino se te presenta sin previo aviso y con un desparpajo que enturbia la vista y te hace dudar de dónde estás parado...

Después seguís mirando y caminás... como mucho.
Un poco perturbado por el tamaño de la foto, que al principio parecía pequeña pero no lo es, terminás el recorrido. Debe durar un minuto y medio o por ahí. No mucho más. Y pensás, "mi primo el flogger puede exponer tranquilamente, entonces".

Lo que se ve en la muestra no son más que las fotos de un chico con página en Flog (nótese que no menciono a Flickr ya que Flickr aloja usuarios más pretenciosos, cool o snobs). El Flog tiene la característica de ser muchísimo más sincero y atribulado que el Flickr que es algo más pensado e impostado.
Cuando decimos que la web 2.0 se morfó el sueldo de bastante gente, podemos empezar a dar este tipo de obras como ejemplo. Pero ¿quién es Carlos Herrera?

Carlos Herrera es artista. En el proyecto Bola de Nieve pueden ver su perfil en el que vemos y leemos parte de su manifiesto artístico (dicho sea de paso, aguante el ciclo Manifiesto). Gugleando un poco más se pueden encontrar con Fernando Farina y su texto Elogio del gesto idiota y ahí vas entendiendo un poco más. También vas a ver que en esa página están colgadas 105 fotos de donde sacaron lo que sería Temperatura Perfecta, para el Purgatorio.

Desde siempre, desde que "Funes" existe, por lo menos, me interesó transformar lo virtual en real. Los ceros y unos en carne y hueso.
No sé por qué. Pintó el arrebato, digamos.
Por miles de formas lo he logrado y por otras miles de formas no. Trasladar la energía que alguien pone al tipear y llevarla a un espacio público o semi público para ver qué pasaba. Desde lecturas hasta partidos de fútbol, he probado todas las maneras posibles que me ofreció mi cabecita.

En el caso de Herrera tengo que reconocer que no puedo ver cómo logró que 40 de las 105 fotos que sacó lleguen a estar en una fotogalería. Al principio pensé, "los curadores no tienen internet, no conocen a los floggers therefore les parece interesante lo de Herrera". Pero me parece que tienen internet. Creo que sería absurdo pensar eso hoy día.
Entonces vuelvo a pensar, "es que vieron el perfil de Bola de Nieve y su trabajo Confort y Protección les pareció de un autor a tener en cuenta" y me cerró un poco más.
Cuando Herrera dice
Simplemente un gesto idiota que se repite siempre en mi obra. No hay mucho más que eso. Me interesa pensar que mi obra es inútil y que no modificará nada. No me interesan las teorías parafernáricas detrás de mis obras.
me hace acordar a los adolescentes de los '90 que militaban pero no querían que esa actividad sea manchada con el mote de "militancia" porque decían que no, que lo que ellos hacían era lo que les gustaba hacer y nada más.
Hacer arte y creer que no sirve para nada ya está viejo pero no por eso, evidentemente, es menos válido como argumento para entrar a exponer en una fotogalería de "vanguardia" como la que se administra en el Purgatorio.

En Confort y Protección Herrera logra más rápido lo que en Temperatura Perfecta cuesta ver. De todas formas surge otra idea: ¿cómo hacer para que los artistas copen más lugares reales teniendo tantos soportes virtuales que los reciben a cambio de dos o tres dólares del servicio AdSense y ningún tipo de filtro estético? Sin dudas que, presionados por la moda de los flogs y blogs, los que ejercían el filtro estético se vieron en la encrucijada de tener que decidir entre abrir el abanico de poéticas a distintas expresiones que ya están dando vueltas hace tiempo en muchísimos "lugares" o quedarse atrapados en "escandalosas discusiones" que ya no escandalizan a nadie.
También me resultó curioso que en la página del autor se puedan ver 65 fotos más de las que exponen en el Purgatorio. ¿Para qué ir a la fotogalería si desde la comodidad de mi hogar 2.0 puedo ver y entender a Herrera con el sólo ejercicio de mi dedo índice?

¿Para qué te preguntas, pequeño saltamontes?
Para ver esa foto que no está entre las 105 de la página. Porque gracias a esa sola foto la muestra toma real dimensión. Porque a partir de esa hermosa y lánguida poronga uno recibe el estímulo necesario para activar el cerebro (me siento como quien cuenta el final de una película no muy conocida. Quédense tranquilos que distinto es verlo a que te lo cuenten - en todo sentido).
¿Por qué activar mi cuerpo si con lo que muestra el artista ya me alcanza para el cerebro?
No sé por qué. Más de uno dirá que no es necesario tanto esfuerzo, que hay fotos mejores, que hay otros espacios menos agresivos para el visitante, que en otros lados te dan vino y sanguchitos de miga a cambio de pasar un rato... puede ser.
Lo que quieras.
Además del gesto de poner esa imagen, escaparle a internet y las relaciones virtuales para encontrarse con algo como, parafraseando a Herrera, "tan inútil como el marco de un cuadro" sigue siendo más provocador/estimulante que 400 giga de información en una página web que incluya videos, jueguitos virtuales o música de fondo.

Vengan al Purgatorio. Abandonen la silla. Usen las piernas y recuerden cómo era "hacer un comentario" a una persona que te está escuchando. Usen la cara, las cuerdas vocales.
Pero quién mejor que Divididos para convencerlos:

Setenta biblioratos
y nada más
sin un maní para mascar
cuatro minifaldas
y un patín
olvidados en un rincón.

Salgan al sol
revienten
salgan al sol
salgan al sol idiotas.

Cuatro solteronas
desinfladas
que se creen un primor
mesa redonda
y un doctor
que les habla habla del amor.

Salgan al sol
revienten
salgan al sol
salgan al sol paquetes.

Salgan al sol idiotas.

*

5 comentarios:

el ochooooooo dijo...

sali al sol y mira si no le echan un fierrito a la luna

Funes dijo...

Como dice Moggy:

¿Vos decís?

:)

Anónimo dijo...

che, estaba mirando la barra del costado y parece que de repente todos tienen algo qué enseñar...
lo que hace el hambre, viejo...

Revista Pipí Cucú dijo...

el tema es de billy bond, no de divididos. quizas billy bond y herrera sean la misma persona.
vos fijate.
abrazo, ale

Funes dijo...

¿Y la pesada?
Groso.
No la sabía.
Otro abrazo.