martes, febrero 14, 2006

Aunque la tierra se abra

Por Funes


Hay un tipo al que le gustaría que la pase mal. Pero muy mal. Y lee religiosamente este blog. Como si conocer al enemigo fuera su objetivo, cada tanto comenta oculto en el anonimato. Y lamentablemente para él, ya he llegado a un punto (en esta enfermiza revelación) en el que todo lo que haga me es indiferente. Y, como decía Forest, esto es todo lo que tengo que decir al respecto.

Hoy es un buen momento para un helado de frutillas. Anteayer comí un Canoli y hoy podría comer un cuarto de banana split que es el nuevo sabor que me aturde las glándulas gustativas.
Podría sentarme bajo la copa de un árbol, por la noche, y sentir la brisa que me golpea el cutis todo quemado por el sol y dolorido por la risa. Anteayer lo hice en una plaza y me dormí plácidamente, mientras turistas y transeúntes me miraban con esa indiferencia de linyera perdido.
También podría estar encerrado en mi pieza, disfrutando de mi chica en cada rincón oscuro de la habitación y por más de 6 horas reír, hablar y compartir. Anteayer lo hice en el Hotel de Aída; una arquitecta que ahora es gerente por necesidad pero amiga de viajeros por placer.
Podría sentarme a mirar el mar. O no, mirar la luna. O mirar mis pies o sus pies. Podría hacer ruido, gozar, gemir. Podría hacer una torta, una pizza. Podría tener miedo, angustia, ansiedad. Podría reírme hasta que me duelan las mejillas. Podría peinarme con los pelos de punta, la cara de loco y gritar "soy el hombre de la lengua" revoleando mi lengua y destruyendo con ella todo lo que se me interponga en el camino.

Podría llevarme a un mono tití a mi casa y regalárselo. Un collar y regalárselo. Una hoja de limonero y regalársela. Un libro, un par de aritos.

No importa qué. Siempre importa a quién.

3 comentarios:

paula dijo...

ud es lynyera, CaradeTetoMedina ?

Funes dijo...

no... y a veces me pregunto por qué será...

Buscccadores dijo...

Bien Funes. Me atrevería a decirle que tomara a la indiferencia, en determinadas situaciones, hasta para escribir y a mi criterio no como un modo de respuesta o contrataque hacia alguien o algo, sino como una manera de poder estar bien uno mismo. Creo que desde aahí parten muchísimas cosas de la propia vida. Actitud.
Salud!